LEONARDO ELE

Una mente en viaje perpetuo

Profesor | Diseñador textual | Traficante de ideas | Humanista | Filómata

Desde que vi por primera vez las estrellas y las intenté contar me quedé atrapado aquí queriendo encontrar mundos...

¡Hola! Me alegra que me hayas visitado. Este es apenas un sitio personal en donde hablo un poco de mí y de lo que hago; no es con afán de presumir sino de presentarme en caso de que te pueda servir en algo.

Soy profesor de lengua y literatura. Más allá de las competencias de mi profesión, mi objetivo es aportar educación de calidad para el desarrollo del sentido crítico y formación de valores trascendentes en los estudiantes. Estoy comprometido con una labor de formación integral humana en busca de la libertad y el bien a través de la verdad. Mi recompensa es descubrir mentes libres y seres humanos empáticos con el valor y la capacidad de transformar el mundo.

Soy diseñador textual. Las palabras son la materia prima con la que diseño mundos. Como licenciado en Letras Hispánicas, mi objetivo es ayudar a crear una comunicación eficiente entre los individuos y organizaciones por medio del uso de los distintos tipos de lenguaje y paralenguaje. Estoy convencido de que no hay evolución en la sociedad sin comunicación; esta es el puente para una conexión más humana y la transmisión de valores e ideas que pueden cambiar el mundo.

Soy traficante de ideas porque siempre estoy en busca de nuevas perspectivas y horizontes. En esa búsqueda, siento la necesidad de expresarme para compartir múltiples puntos de vista a través del arte, principalmente escrito: ficción, poesía y ensayo. Realmente me falta mucho por aprender, pero es reconfortante el acto de la expresión y, si de paso inspiro a alguien más, será una buena forma de trascendencia para mí.

Soy humanista porque, por donde se vea, la humanidad tiene que ser el centro y punto de partida pues no hay otra manera de trascender. Nuestra naturaleza humana, para bien o para mal, es el filtro por el que percibimos el universo. No se puede determinar la validez de cualquier cosa que se diga o haga si no apunta a la trascendencia de la humanidad. Los ismos e ideologías, llevados a extremos, reducen y fragmentan nuestra naturaleza y nos debilitan. ¿Por qué mejor no tender puentes por medio de la empatía, la comunicación y, por supuesto, la naturaleza que compartimos con nuestros congéneres?

Soy filómata porque la vida es un aprendizaje continuo para mí. Ya sea a través de la experiencia, de mis alumnos, de los libros o cualquier otra expresión humana, siempre encuentro algo nuevo que aprender. Y es tan satisfactorio que no pienso abandonar ese camino hasta el último destello de mi conciencia. Me encantan los idiomas, la música, la ciencia ficción, la filosofía, los perfumes, la psicología, el diseño y los videojuegos. Sin embargo, mi mayor placer lo encuentro cuando contemplo la naturaleza o logro encontrar mi humanidad a través del diálogo abierto con otras personas.

Por ahora es cuanto tengo que contar. ¡Muchas gracias por tu visita!